BLADE RUNNER, Revisión de un clásico

REVISIÓN DE UN CLÁSICO, BLADE RUNNER

Una de la secuencias míticas de Hollywood

 

El magnífico actor neerlandés, Rutger Oelsen Hauer (lastima que este tipo de ojos azules, que podría pasar como hermano de Paul Newman, no tenga una extensa filmografía) interpreta el papel de un impacable “replicante”, en una historia cuyo argumento oscila entre la ficción genética, el más puro género detectivesco, y la leyenda de Espartaco. Los replicantes vienen a ser esclavos, creados genéticamente como mano de obra para trabajar en condiciones que un humano común no soportaría, y cuyo cierto grupo se rebela en la más cabal señal de libertad a la búsqueda de la respuesta a las preguntas de todas las preguntas. Presuntamente incapaces de desarrollar sentimientos, el grupo de replicantes, fugitivos de la justicia y reos de muerte, se debaten en una carrera existencial para intentar poner remedio a un impositivo consustancial: su programada fecha de caducidad. Su muerte.

No es cuestión de desvelar aquí el argumento para aguar la fiesta a los que tengan la suerte de poderla visionar por primera vez, pero hacia el final, este Espartaco de un futuro que no es precisamente una feliz Arcadia, pronuncia unas palabras que, con las de Hal (la computadora de 2001, Odisea en el Espacio) y algunas más, constituyen uno de los momentos álgidos de la historia del cine.

En la precisa hora de muerte genéticamente programada, salva en el último momento al inspector protagonizado por Harrison Ford, su teórico verdugo, entre la lluvia crespuscular de una azotea en los arrabales de una futurista ciudad de Los Ángeles, crisol de culturas y prodigios tecnológicos. Ford, policía del cuerpo de los “Blade Runer’s”, después de recibir de lo lindo y verse en el otro mundo, escucha atónito las últimas palabras del más que humano villano de la película, quien habiéndole salvado en el último suspiro, reclinado en una chimenea es testigo de una de las más célebres secuencias del “séptimo arte”:

la réplica de un hombre más humano que su modelo, sentado serenamente bajo la lluvia, a la luz tenebrosa que rige en toda la película, un ser prodigioso que sintiendo su inerrable final, pronuncia pausadamente, con su mirada azul perdida, las palabras más elocuentes que describen aquello que Sigmund Freud llamaba “pulsión de vida”. El malvado torna, en su agonía, ángel redentor y sentencia su verdad básica, con el maltrecho y confundido “Blade Runner” como único testigo, Ford, Harrison Ford,  seguro de sí como “Han Solo”, desorientado y “Frenético” como aquel turista americano en París, resolutivo como el arqueólogo Dr. “Indiana Jones”.

Y dice la última letanía de un magnifico Rutger Hauer:

 

“Yo… he visto cosas que vosotros no creerías: atacar naves en llamas más allá de Orión… He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tanhausen… todos esos… momentos… se perderán… en el tiempo. Como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”

 

Al expirar, el replicante relaja su mano y la paloma que había alcanzado al vuelo se eleva libre por los cielos de una California futura e improbable. Planos, desarrollo del argumento, interpretación (con la contribución de formidables secundarios como el aparentemente frío policía aficionado a la papiroflexia o el de la “amiga” finalmente redimida del Blade Runner), el tratamiento de la luz (un ambiente siempre tenebroso, inquietante) y sobretodo el sonido de toda la película, que no es más que una intra-historia en una sociedad en la que la jerga coloquial ha evolucionado en una suerte de Esperanto, en la que se juega con el silencio, a la que siempre asociaremos esos inolvidables anuncios publicitarios en japonés, a modo de eco o sonido de fondo, en japonés, la formidable banda sonora de Vangelis. Una película magnífica.

 

~ por Admin en 4 julio 2011.

Una respuesta to “BLADE RUNNER, Revisión de un clásico”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: